Buscar
  • Fede

Heart-Centered Relationships

Join our online workshop August 21-22, 2021

Hola, ¿cómo estas hoy?

Cuando respondemos a esta pregunta, de hecho debemos involucrarnos un poco en indagar, que es el equivalente a relacionarnos con nosotros mismos. Podríamos observar las sensaciones de nuestro cuerpo, los pensamientos que aparecen en nuestra mente o las emociones que nuestro cuerpo podría estar experimentando en este momento mientras preparamos una respuesta. O podríamos responder de la forma más común: "¡Estoy bien / genial!" sin saber realmente cómo estamos, cómo nos sentimos en realidad. Cuando cultivamos la relación con nuestro ser, siempre podemos responder fácilmente a la pregunta. Dado que el corazón físico es el centro de nuestro universo corporal, la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos y con nuestro corazón es de vital importancia, ya que bombea energía e información a todas partes del cuerpo. La única actitud propia que vale la pena tener es la del amor, apertura y comprensión. Entonces podemos experimentar la comodidad y la alegría representadas en la imagen donde están los órganos abrazándose a sí mismos. Y, naturalmente, nuestros cuerpos se volverán más abrazables, más abiertos a la alegría.


Relacionarse desde el corazón: autorrelación, autorregulación y felicidad para todos es parte de la serie de cuatro partes de este año que se centra en Vivir desde el corazón. En él disfrutaremos de un simple testimonio de nosotros mismos en forma de dialéctica, una mirada amorosa a nuestra realidad.

Descubre relaciones significativas basadas en tu corazón

El enfoque aquí es siempre la felicidad, del tipo que solo se puede encontrar cuando estamos en paz con nosotros mismos. Una relación basada en el corazón implica que estamos abiertos a nuestro propio corazón y somos capaces de presenciar nuestra vida e identidad personal en la luz del amor. ¿De qué otra forma podríamos estar abiertos al amor? No es el amor romántico, sino el amor que es independiente de las circunstancias: el amor que está disponible para nosotros aquí y ahora que soy consciente de que mi cuerpo escribe, al igual que tú eres consciente de que tu cuerpo lee.

La fisiología de nuestro cuerpo tiene mucho más que ver con esto de lo que la mayoría de nosotros podríamos habernos dado cuenta. Si el cuerpo físico está tenso y rebosante de energías intensas que señalan una amenaza, estas primero deben ser calmadas y liberadas. Entonces nuestra fisiología tiende natural y orgánicamente hacia la autorregulación. A medida que el organismo regula a la baja los estados de amenaza, sus capacidades florecen y se convierte en un sensor preciso de las condiciones que están presentes aquí y ahora. Entonces podrá, con gran fidelidad y claridad, servirte -la conciencia que ahora mismo está presente- para ser testigo de que todo está bien.

Cuando somos capaces de atender explícitamente al presente, perdemos el interés por el pasado que está implícito en el sentido de alerta de nuestro organismo: miedo, pavor, estrés.

Cuando estamos juntos, descubrimos y experimentamos los principios de autorregulación y autorrelación con total seguridad. Juntos entramos en el reino del ser: la satisfacción. La realidad de la conciencia está tan cerca de realizarse en cada momento que una simple dialéctica es suficiente para quitar las cubiertas de miedo y malestar de nuestro corazón. Cuando nuestro rostro está iluminado por la simple verdad que ha estado ahí todo el tiempo, a veces es sobrecogedor aceptar lo obvio y completa que es. Hemos creado o hemos sido partícipes de una sociedad donde esta sencillez casi se ha desvanecido. Durante nuestros encuentros simplemente recreamos la sociedad que deseamos y así cambiamos nuestro mundo para siempre. El mundo real es el mundo de la auto-relación: solo estás tú, todos y todo se muestra dentro de ti como amor.

Continuamente estamos involucrad(a)os en una relación con nosotr(a)os mism(a)os. Ese es el punto de partida de nuestra relación con "otras personas", todos los objetos y seres que nos rodean, la naturaleza y el universo. La calidad de nuestra relación con nosotros mismos juega un papel determinante en la calidad de nuestra vida. Solo experimentamos la vida dentro de nosotros mismos, siempre se trata de eso. Por tanto, ser capaz de convertir nuestra relación con nosotros mismos en amor es vital.

Las relaciones saludables promueven la salud física, el bienestar y el crecimiento de todas las partes involucradas.

Si somos incapaces de mantener una relación amorosa con nosotros mismos, sucederá lo mismo con el mundo externo, y el resultado será todo tipo de desafíos. Esta es la realidad de la vida de muchas personas. Me gustaría invitaros a reunir tu corazón y tu rostro y lograr que se conozcan mejor. Tenemos la capacidad de descubrir cómo el corazón y el rostro están conectados biológicamente momento a momento, y lo simple que es permitir que el corazón y el rostro se regulen mutuamente hacia la apertura y el bienestar.


7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo